Nintendo gana terreno frente a la piratería


Continúa la agitada y extrema cruzada contra la piratería por parte de Nintendo.

Lo que comenzó desde los ‘90 a paso lento como una campaña más por parte de los desarrolladores frente a la creciente piratería de la época, en la actualidad se complica de manera agresiva para el lamento de los piratas.

Resultado de imagen para mario piratería

La pionera empresa de videojuegos se encuentra en un punto de gran fiscalización en todas sus plataformas, y es que desde los periodos de la 3DS y la WII, las famosas modificaciones a sus consolas con tal de jugar “copias de seguridad”, las que pasaron a ser “copias piratas”, y sus versiones digitales, denominadas “ROMs”, fueron tornándose prácticas habituales dentro de la región.

Al comienzo fue fácil y barato realizar los procesos de piratería, hecho que en conjunto a una desatendida fiscalización por parte de Nintendo, fomentaron el uso indebido de este tipo de prácticas, actividad que ha tenido un importante giro paulatino a lo largo de los años.

Este año en particular,  sobre todo desde la filtración de un exploit en la Nintendo Switch a mediados de abril de este año, permitiendo en esta, la capacidad de emular y/o utilizar copias piratas. Incentivó aún más la situación, hecho que Nintendo no toleró y que junto a las medidas de prevención contra la piratería aplicadas en sus cartuchos de videojuegos, los que fueron seriados con ID personalizados para prevenir este tipo de situaciones, dieran hincapié a el combativo baneo permanente de las cuentas Nintendo activas online con este tipo de productos piratas.

Por otra parte, el retrograming, ejercicio de jugar videojuegos antiguos o de generaciones pasadas de consolas, se vio afectado fuertemente por parte de los jugadores que realizaban esta práctica de manera ilegal, debido a la postura con mayor énfasis en la forma en la que se están violentando los derechos de  propiedad intelectual de Nintendo, así como los derechos derivados de sus marcas.

La práctica del retrogaming ha sido utilizada por años, incluso con gran grama de diversos sitios webs dedicados, los que tras la cacería de Nintendo, fueron cayendo, de hecho, durante junio se dio lugar a una batalla legal, en la que Nintendo demandó por un valor estimado sobre los $100 millones dólares a el dueño y su pareja de los dos sitios más grande ROMs, LoveROMS.com y LoveRETRO.co, exigiéndoles $2M por infringimientos a la marca, y $150,000 dólares por cada ROM en los sitios, llegando a un estimado de más de $100M de dólares en indemnizaciones.

Afortunadamente para los demandados, a inicios de esta semana se informó un acuerdo entre ambas partes, por un monto estimado a los $12M de dólares, en el que además, se debía bajar ambos sitios y entregar todas las copias de cualquier contenido que fuera propiedad de Nintendo.

Sin lugar a dudas, este es un gran e impactante avance en cuanto a la forma en la que Nintendo está manejando este tipo de situaciones y aplica políticas más estrictas, aunque se encuentra bastante alejado de lograr ponerle un fin definitivo a este tipo de prácticas.

 

FUENTE


Publicado: noviembre 13, 2018


#TAG


COMPARTE ESTE POST

DESTACADOS