BaconStrips: Cuando las cartas y los juegos de peleas te entrenan para la vida


En los juegos de simulación de peleas, 60 partes de un segundo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, entre ganar y perder, entre atacar y ser atacado. Es ese lapso de tiempo que te obliga, como jugador, a replantear la estrategia y pensar como el oponente, ponerte en su situación y descubrir como te atacará para luego contra atacarlo; si esto lo llevamos a la vida offline de un jugador, es la habilidad con la que una persona se sobrepone a las adversidades y decide ser el líder de su propia historia, tal y como lo ha hecho Manuel Alcaino Vergara, más conocido como BaconStrips.

En el papel Bacon tiene 30 años, pero en espíritu sigue siendo un adolescente que se llena de emoción al abrir un sobre y sentir el olor de las nuevas cartas coleccionables.

Nació y creció en una familia en donde los videojuegos y las consolas tienen un lugar en la mesa. Su amor por este mundo no es algo nuevo y se remonta a una infancia rodeada de elementos que lo conducirían a ser el referente que es hoy en la escena competitiva.

«Tengo un trasfondo bien ligado a la familia con los videojuegos. Cuando empecé a estudiar dentro de la Pedagogía me di cuenta que existía un modelo en la familia que se llamaba la figura de apego, que es una persona que para ti modela todas tus condiciones cuando vas creciendo, y esa persona es mi hermano«, señaló. «Yo quería ser como él, pero con mi personalidad«.

Su hermano jugaba pero lo hacía para él mismo, por diversión, por pasatiempo. Sin embargo, Bacon tenía otra visión para los juegos. «Yo quería dedicarme a la competencia«, sostuvo. Es ahí cuando nace su instinto competitivo y decide dejar de jugar para pasar el rato, sino para ganar y ser el mejor.

Primer round: Fighting games

Corría el año 2012 y hasta ese momento, ‘Manu’ solo jugaba títulos de baile: ‘Dance Revolution‘ / ‘Pump it Up‘. No obstante por vueltas de la vida, estando en los juegos Diana mientras esperaba por una máquina, una persona lo invitó a jugar un juego de pelea y fue cuando todo cambió.

«Mientras esperaba que se desocupara la máquina, jugué con un amigo que me enseñó las bases de un juego de pelea, jugué con Zangief, personaje de Street Fighter, y empecé a ganar. Desde el inicio tuve como un feeling con los juegos de pelea que me generó adicción a ganar», explicó.

Ese día sería el comienzo de una carrera por los fighting games que se fue alimentando con el pasar del tiempo. «Jugué por muchos meses y cuando me sentí preparado, fui a un campeonato que daba pasajes para la World Cyber Gamers, que es un torneo internacional que se hizo acá en Santiago. Gané uno de esos torneos y estando frente a más de 3.000 personas jugando un TOP 8, con los mejores jugadores de Latinoamérica. Esto fue lo que me dijo: tengo un objetivo, y el objetivo va a ser llevar esto a otro nivel«.

El hambre y la sed de victoria se mantenían intacta. «Mi meta siempre fue llegar al Evolution Championship Series, el mundial de todos los juegos». Trabajó, entrenó y se preparó hasta que lo logró. «Viajé a Las Vegas para el torneo y tuve un buen desempeño, (…) lo hice en 2014, 2015, 2017, y 2019″.

Segundo round: Juegos de cartas

Así como los simuladores de juegos de pelea forman parte de la vida de Bacon, también lo hacen los juegos de cartas coleccionables.

«Mi vida tiene dos caminos: En el tema de consolas tiene que ver con competencia en juegos de pelea y en el offline tiene que ver con las competencias de los juegos de carta«, sostuvo.

Desde muy chico, desarrolló habilidades en estas disciplinas, obtenido aptitudes que más allá del juego le servirían en su desarrollo como persona. «Yo soy muy letrado en lo que son las cartas. Magic: The Gathering Arena, Pokémon, todo».

‘Gamer’ no es una palabra con la que se podría definir a BaconStrips. «Yo no juego por diversión, yo juego por competir. Mi diversión está netamente ligada a la competencia, no juego juegos casuales. Nunca me vas a ver jugar un Mario, me gusta analizar las cosas, me gusta verlos desde la perspectiva expositiva, ver una pantalla, ver lo que está pasando y conversarlo».

Disfrutar viene con el hecho de superarte a ti mismo, y lo genial de los juegos de cartas es que al ser competencias individuales, te dan la oportunidad de demostrar todo tu potencial y crecer.

«Yo a los 13 años saqué un segundo lugar en Pokémon, en un Nacional, y estuve a un paso de irme con esa edad a jugar en Japón», aseguró.

Para Manuel Alcaino, la disciplina es fundamental a la hora de tener éxito. Es como un ingrediente indispensable en la receta que te llevará a lograr todo lo que te propongas. «Cuando no tenía las consolas, no sabía nada de juego de peleas, y jugaba cartas. Era quedarme en mi pieza hasta las 3 de la mañana con mi mazo, tratando de plantear cómo mejorar la estrategia, qué situaciones tomar, etc»

El amor por la pedagogía

Cuando juegas Street Fighter o Mortal Kombat, el poder de hacer ganar a tu personaje radica en la habilidad de tus manos y en la capacidad de reacción de tu mente. Sin embargo, cuando el juego supera la ficción y tu eres el protagonista de la historia, necesitas más que un control de PlayStation para ganar la pelea.

Bacon es profesor de Inglés y apenas se graduó comenzó a dar clases en un colegio para niñas. Con ganas de cambiar la educación chilena se adentró en este camino, que más que satisfacción, estuvo lleno de una cruda realidad y momentos amargos.

«Empecé a trabajar en un colegio de escasos recursos y me di cuenta que la realidad educativa en Chile es muy, muy precaria», expresó. «Era un colegio de puras niñas y yo veía que una niña no llegaba, preguntaba porqué y era porque la habían violado, o no llegó porque a los 15 años le dio la pálida de droga en el paradero y no pudo llegar».

Fueron este tipo de situaciones las que lo llevaron a tomar una decisión radical: irse del país. Consiguió una oferta laboral que lo llevaría hasta China, en donde no solo podría ejercer su profesión, sino que también le abriría las puertas para conocer la escena competitiva de los juegos de pelea en el país oriental.

«Me fui a vivir a Tianjin y estuve tres años trabajando en Plaza Sésamo, con niños desde 2 a 9 años. Ahí ejercí la pedagogía, pero una pedagogía mucho más didáctica, más interactiva, con juego, con tacto, con cosas multimedia».

China le abrió las puertas de un mundo nuevo. Fue como comenzar desde cero, sin familia, sin amigos, ni nada de lo que Bacon estaba acostumbrado a ver. ¿Qué haría la diferencia en esta experiencia?, pues Bacon la tenía clara, darle un valor competitivo a su vida.

Fue así como empezó a jugar y se hizo un nombre, «no por ganarlo todo», sino «por salir adelante después de haberme ido a la nada«.

«Yo me desarrollé mucho profesionalmente allá. Uno de mis más grandes orgullos en la vida es haber sido jefe de gente americana. Yo, el extranjero ‘sudaca’, era el jefe de nativos de inglés», enfatizó.

Golpe bajo: perderlo todo

Dicen que nada es para siempre, que la vida es un ciclo y que las cosas están en constante movimiento. Que todo forma parte de procesos, sobre los cuales no tenemos control como seres humanos. Cuando las cosas marchaban mejor para Bacon, las vueltas del destino lo trajeron de vuelta a Chile.

Lo que comenzó como unas vacaciones para visitar a la familia, terminó siendo un confinamiento a causa del cierre de fronteras en China, que lo llevó a perderlo todo.

«Perdí mi trabajo, el departamento, mis cosas, mis fotografías, todo«. Aquello que construyó quedó del otro lado del mundo, con una pandemia en pleno desarrollo. «El virus llego al país y las fronteras se cerraron, y con ello, mis oportunidades de volver a recuperar lo que había construido en 3 años de trabajo. Lo perdí todo, mi trabajo, mi visa, mis cosas… perdí la confianza de alguien que lo dio todo por mi». Volvemos a las 60 partes de un segundo de un videojuego de pelea en las que hay que reaccionar para no morir.

Round final: Comenzar desde cero

Una vez más había que actuar rápido para seguir con vida y Bacon decidió guardar los recuerdos y seguir adelante. «El 2020 fue un año para trabajar y enfocarme en cosas nuevas».

La reinvención trae consigo cambios y cuando se sabe lo que se quiere, no hay lugar para los miedos. En medio de todo lo que estaba atravesando, una oportunidad se convertiría en el enfoque para volver a levantarse.

Es ahí cuando desde Via X Esports lo llaman para formar parte de su staff de conductores, algo que no lo pensó dos veces y aceptó.

En la actualidad, BaconStrips se desempeña como host de televisión en programas relacionados con los esports y los videojuegos: Dojo, un espacio clínico que se especializa en los juegos de pelea, y Quiero Start Fight, donde se divierte y enseña con diferentes gameplays. «Todo lo malo quedó atrás y ahora empiezo de nuevo».

Cuestionario rápido

  • ¿Comida favorita? Me gusta casi todo, pero el pescado con Puré es lo que mas disfruto.
  • ¿Grupo o artista musical favorito? Above & Beyond, Trance.
  • ¿Consola o PC? PC por supuesto.
  • ¿Videojuego favorito de la vida? Starcraft Brood War.
  • ¿Cuánto es lo máximo que has estado jugando un videojuego? 6 horas aproximadamente y ha sido con Street Fighter en mis día libres cuando vivía en China.
  • ¿Luchador preferido de la saga de Street Fighter? Zangief, The Red Cyclone
  • ¿Movimiento o golpe infalible en una pelea? Antiaéreos.
  • ¿Pasatiempo o hobby? Conversar, ir a bailar, cantar karaoke.
  • ¿Un sueño? -Seguir desarrollandome y nunca parar de aprender.

Publicado: abril 1, 2021


#TAG


COMPARTE ESTE POST

DESTACADOS